Tintes de plantas caseros

| 18 julio 2010 | 0 Comments

EL COSTO DE TINTES SINTETICOS y la dificultad en obtenerlos hacen que su uso regular sea casi imposible. Este tipo de tinte da muy buenos resultados y es permanente, es por eso que recomendamos su uso siempre y cuando sea posible. Sin embargo, si éstos no se consiguen, se pueden hacer tintes de plantas caseros. Con éstos podrá teñir materiales naturales como el algodón y la lana.

Hay una gran variedad de plantas que se pueden utilizar para hacer tintes vegetales. Les podríamos sugerir algunas plantas muy conocidas que se pueden obtener en casi todo el mundo. Sin embargo, cada zona tendrá sus propias con plantas que se puedan usar para hacer tintes. Pregúntele a las personas mayores de la comunidad. Experimente y pruebe plantas distintas. Los tintes se hacen con diferentes partes de las plantas – por ejemplo, las hojas, la cáscara de algunas frutas, la corteza de los árboles, las raíces o la madera. Cuando recoja plantas para hacer tintes, junte las semillas y siémbrelas para que crezcan más plantas. No saque demasiada corteza del árbol de una vez, pues haciendo eso el árbol morirá. Los liquenes son plantas pequeñas que viven en la superficie de las rocas. Existen en muchos colores y son muy buenos para teñir.

Para producir estos tintes, se necesita una gran cantidad de material vegetal, por eso es que los tintes naturales no se utilizan a escala comercial. Son útiles, sin embargo, para uso casero o para uso artesanal por grupos de mujeres. La lana y la seda se tiñen fácilmente; el algodón es un poco más difícil. En este artículo, sólo nos concentraremos en cómo teñir algodón, pues es el material que más se tiñe alrededor del mundo.

Las cantidades que describimos serán suficientes para teñir medio kilo de tela de algodón seco. Esto es equivalente a dos o tres medidas de tela de algodón (khangas, kitenges) o tres o cuatro camisetas. Necesitará por lo menos dos ollas grandes que ya no use para cocinar y una estufa para calentarlas.

Además de usar tintes naturales, trate de comprar permanganato de potasio en una farmacia y úselo para obtener un color violeta oscuro.

El lavado

Ponga el algodón en agua hirviendo, añada jabón y dos o tres cucharadas de sosa (washing soda). Hágalo hervir durante una hora y déjelo en remojo durante 24 horas antes de enjuagarlo bien.

Los mordantes

Los mordantes son sustancias que ayudan a fijar el color del tinte a la tela.

No siempre es necesario usar mordantes cuando se tiñe – algunas plantas tales como el añil no necesitan mordantes.

Pero, por lo general, usando mordantes se obtienen colores permanentes y más vivos.

Se pueden usar varios productos químicos como mordantes, pero la mayoría de ellos son venenosos. Antes de poner la tela o la lana en la tintura deberá remojarla en un mordante, tal como el alumbre, el sulfato de cobre, el dicromato potásico, el sulfato de hierro y el tanino. Casi todos se pueden obtener en ferreterías o farmacias (droguerías). A menudo, para obtener un mejor resultado se mezclan dos mordantes. En la página siguiente, podrá encontrar dos  recetas para preparar mordantes.

Usando distintos mordantes se obtendrán diferentes colores de la misma tintura. Usted puede experimentar y ver los resultados que obtiene. El alumbre por lo general es el que da los mejores esultados: es barato, seguro y se obtienen colores vivos. Si no puede conseguir ninguno de los productos mencionados, ensaye con sal, vinagre o cenizas de madera.

La materia vegetal

Junte toda la materia vegetal que vaya a usar, por ejemplo: las flores, hojas, raíces, cortezas, bayas o liquenes. Necesitará unos 500g de materia vegetal. Esto es suficiente para llenar medio balde de

agua de 20 litros. Si va a usar madera o la corteza de árbol, necesitará menos.

Hierva los materiales en 10 litros de agua (medio balde) durante una hora hasta obtener un tinte de color oscuro. (No es necesario hervir el añil y el sorgo). Cuele toda la materia vegetal. Usted está listo para teñir el algodón.

En el recuadro de la página siguiente hemos tratado de mencionar las plantas más conocidas que se pueden usar para teñir. Por supuesto, hay muchas otras que también se pueden usar. Use la materia vegetal que se pueda obtener con más facilidad. La cáscara de cebolla se puede guardar por bastante tiempo. Si está procesando mangos para secar (dejaremos un reportaje), ya tendría otra fuente de materia lista.

Para quitar el mordante, enjuague la tela con agua limpia. Añada la tela mojada al tinte caliente. El tinte se debe calentar a hasta que esté a punto de hervir pero sin hervir. Mantenga la mezcla a fuego lento.

Remueva la tela con cuidado para asegurar que el teñido sea parejo. Deje la tela en el tinte durante media hora por lo menos – dependiendo de la tonalidad que desee obtener. Sáquela y enjuáguela

varias veces hasta que el agua salga limpia. Haga el último lavado con jabón,enjuague y póngala a secar.

Teñir con añil

El añil es una planta muy conocida en Africa Occidental que cuando se usa para teñir da un azul oscuro y fuerte. Estas plantas se pueden cultivar especialmente para tinturas pero en varios países son silvestres. No es necesario hervir el añil, tampoco necesita mordantes u otro tipo de producto químico – ¡lo que si se necesita es la fuerza para aguantar el mal olor!

La tintura se extrae de las hojas frescas remojadas en orina fermentada. Junte unos cinco litros de orina en un recipiente, tápelo bien y póngalo en un lugar cálido para que fermente durante seis semanas. Luego añada un kilo de hojas frescas machacadas al recipiente y mezcle bien con un palo. Deje reposar la mezcla durante tres o cuatro días. Añada medio kilo de algodón limpio y mojado, mezcle con cuidado. Mientras más tiempo deje el algodón más intenso será el color. Saque el algodón después de una hora y exprímalo ligeramente. Si desea un color azul más oscuro, vuelva a poner la tela en el recipiente. La tela tendrá un olor muy desagradable cuando la saque. Tendrá que lavarla y enjuagarla varias veces hasta que el olor desaparezca.

Experimente

El añil se puede usar en telas de algodón que hayan sido teñidas previamente con otro color para obtener diferentes tonos.

El añil, una planta de la cual se obtiene un tinte azul oscuro

– si es capaz de aguantar el olor durante su proceso.

TEXTILES

Por ejemplo, se pueden obtener tonos verdes con algodón amarillo y tonalidades moradas sobre telas teñidas en rojo o rosado.

Cada vez que tiña telas, anote con cuidado todo lo que hace y guarde los apuntes. Los colores  variarán según la edad de los árboles y de las raíces que use. Experimente variando las cantidades o los mordantes, la cantidad de tintura usada y el tiempo de teñir telas. Descubra qué es lo que mejor funciona en su situación con los materiales que tiene a su disposición.

Ate y tiña

Una vez que haya descubierto cómo hacer tintes de plantas, ¡no deje de experimentar! Ahora puede tratar de estampar las telas. La técnica de atar y teñir es muy sencilla y dará una variedad de resultados. Ate las telas blancas o de color crema antes de teñirlas. La tintura no podrá penetrar tan fácilmente en los lugares donde se haya atado y esto resultará en bonitos motivos y estampados. La tela se puede atar de diferentes maneras: en forma de bola, en franjas largas con nudos y tiras – o

pruebe a trenzar la tela antes de atarla  para que el estampado sea parejo.

También puede atar y teñir el material de un color y luego atarlo de otra manera y teñirlo con otro color.

La técnica de atar y teñir funcionará mejor con tintes sintéticos y tintes que no  requieran ebullición prolongada porque el tinte penetrará poco a poco en los lugares donde se ha atado. Si va a usar este método con tintes naturales, deberá atar la tela en forma muy ajustada.

MORDANTE DE ALUMBRE: Disuelva una taza de alumbre y dos cucharadas de crema de tártaro en cinco litros de agua tibia (un cuarto de un balde grande de agua). Deje el algodón en remojo durante 24 horas.

MORDANTE DE TANINO: El tanino en polvo se puede comprar, pero también se puede obtener de la corteza de los árboles con altos niveles de tanino. Use dos cucharadas del polvo o 500 gramos de la corteza del árbol zarzaparilla, del árbol de goma (especie de

eucalipto)o del árbol mimosa. Ponga esto a hervir en cinco litros de agua y deje remojar el algodón durante 24 horas.

MORDANTE DE SULFATO DE COBRE:

Mezcle 500 gramos de corteza del árbol de goma con una cucharada de sulfato de cobre en cinco litros de agua; ponga a hervir y deje el algodón en remojo durante 24 horas.

MORDANTE DE METALES: Para hacer mordante de metales hay que hervir hierro, cromo o estaño en agua. Para hacer una solución de hierro, por ejemplo, ponga a hervir cinco litros de agua con dos tazas de vinagre y una taza de clavos oxidadosdurante una hora. Deje reposar por 24 horas y cuele. El líquido resultante es el mordante

Algunos tintes vegetales

Materia vegetal Mordante Color
Hojas de eucalipto (goma azul) alumbre amarillo
Hojas de eucalipto (goma azul) corteza del árbol de goma y sulfato de cobre verde/marrón
Cáscaras de granadilla alumbre o cromo marrón
Cebolla (cáscara marrón exterior sin usar) alumbre o crema de tártaro amarillo
Cáscaras de nueces (frescas o secas) no se necesita marrón oscuro
Añil no se necesita azul intenso
Cáscaras del frijol de soja negro no se necesita violeta/marrón
Frijol de soja negro agua de hierro gris plateado
Cáscaras de cacahuetes rojos corteza del árbol de goma y sulfato de cobre rojo/marrón
Cáscaras y semillas o hojas de mango corteza del árbol de goma y alumbre amarillo
Cáscaras y semillas de mango corteza del árbol de goma y sulfato de cobre marrón/naranja
Cáscaras de mazorcas de maíz (maíz de
cáscara roja)
None needed morado
Sorgo rojo (la base de las hojas bien
trituradas)
no se necesita rojo
Comparte/Guarda
×

Post a Comment

Rss Feed Tweeter button Facebook button Technorati button Myspace button Linkedin button Delicious button Youtube button